Ce site utilise des cookies afin d’améliorer votre expérience de navigation.
En poursuivant votre navigation, vous acceptez l’utilisation de cookies et autres traceurs à des fins de mesure d’audience, partage avec les réseaux sociaux, profilage.

La société d’avocats Damy

La Société d'avocats Damy à Nice assure une prestation de haut niveau, de la consultation d’un avocat à la représentation en justice. Les avocats du cabinet sont compétents en droit des affaires, des sociétés, droit immobilier, droit bancaire, droit social, droit des victimes et cas de dommages corporels. Membre de l’Association des avocats praticiens en droit social, Maître Grégory Damy dispose de certificats de spécialisation.  

El 11 de julio de 2012, el Tribunal de Casación recordó que una simple oferta de empleo puede obligar al empleador. En efecto, un documento escrito en el que se especifique el puesto de trabajo ofrecido y la fecha de inicio constituye una promesa de empleo válida como contrato de trabajo. En este caso, una empleada despedida tras el cierre de su empresa había recibido una carta de la empresa que se hacía cargo del lugar, ofreciéndole un puesto específico, indicando las condiciones de su remuneración y la fecha en que asumió sus funciones. Poco después, la empresa le informó de que no estaba actuando en relación con su propuesta. El empleado acudió entonces a los tribunales para obtener una compensación por el perjuicio resultante del incumplimiento de la promesa de contratación. Por su parte, la empresa consideró que su carta era sólo una oferta de trabajo, no vinculante.

Esta no es la opinión del Tribunal de Casación, que reafirma una jurisprudencia bien establecida. En efecto, la jurisprudencia considera que una carta dirigida a una persona designada, en la que se especifican las condiciones de su futuro empleo y la fecha de su entrada en funciones, constituye no sólo una oferta de empleo, sino también una promesa de contratación. Es vinculante para el empleador y no se puede retractar.