Ce site utilise des cookies afin d’améliorer votre expérience de navigation.
En poursuivant votre navigation, vous acceptez l’utilisation de cookies et autres traceurs à des fins de mesure d’audience, partage avec les réseaux sociaux, profilage.

La société d’avocats Damy

La Société d'avocats Damy à Nice assure une prestation de haut niveau, de la consultation d’un avocat à la représentation en justice. Les avocats du cabinet sont compétents en droit des affaires, des sociétés, droit immobilier, droit bancaire, droit social, droit des victimes et cas de dommages corporels. Membre de l’Association des avocats praticiens en droit social, Maître Grégory Damy dispose de certificats de spécialisation.  

El juez, después de haber constatado que el documento (en este caso, un borrador de defensa) era un documento confidencial, dedujo acertadamente de él "que era necesario anular la incautación de este documento, sin anular las actas relativas al desarrollo de las operaciones de visita". En el pasado, la Sala de lo Mercantil había decidido que cuando se alegaba que los documentos incautados a un bufete de abogados estaban amparados por el secreto profesional, era necesario ordenar la presentación de dichos documentos, sin que se anularan las actas redactadas en esa ocasión, sólo era necesario anular la incautación de esos documentos y ordenar su restitución (Com. 5 de mayo de 1998, Nº 96-30.115, D. 1998. IR 140).

En el presente asunto, el recurrente invocó en su recurso de casación la infracción del artículo L. 16 B del libro de procedimiento fiscal, al afirmar que "la incautación de un documento amparado por el secreto profesional implica la nulidad del informe que relaciona los métodos y el curso de las operaciones". El Tribunal de Casación no adoptó este enfoque.

Además, en esta sentencia de 26 de junio de 2012, el Tribunal de Casación considera que ninguna disposición del artículo L. 16 B del libro de procedimiento tributario "no prevé la notificación y entrega de una copia del informe y del inventario elaborados al final de las operaciones de inspección e incautación bajo pena de nulidad". Afirma que "no es necesario enviar estos documentos por carta certificada con acuse de recibo al autor del supuesto fraude si éste estuvo presente o representado en estas operaciones, al término de las cuales se entregó una copia al autor o a su representante".

Maître Grégory Damy, Abogado Nice, Derecho Fiscal