La compra de un apartamento no debe hacerse a la ligera. Antes de comenzar, debe tener en cuenta algunos puntos importantes. ¿Qué precauciones se deben tomar?

El entorno de la propiedad

Además de las tradicionales auditorías ambientales (transporte público, comercios, escuelas, etc.), se recomienda averiguar si hay proyectos importantes en el barrio. Esta información se puede obtener en el ayuntamiento, dirigiéndose directamente al ayuntamiento o consultando su página web.

Esto permite la visibilidad durante los próximos dos años, y para comprobar si los proyectos, que pueden resultar perjudiciales, están previstos: aparcamiento subterráneo, demolición de un edificio cercano, construcción de edificios frente a la propiedad...

El vendedor

También es aconsejable informarse sobre el vendedor. Para hacer esto, usted debe preguntarle al agente de bienes raíces. Si no tiene un agente de bienes raíces, comuníquese directamente con el vendedor. Primero, es necesario verificar si el vendedor es el único propietario de la propiedad. De hecho, puede estar en posesión conjunta, y necesitará el acuerdo de todos los copropietarios para vender la propiedad.

Si es una pareja, pregúntele si tiene la autorización de su cónyuge, si éste también es copropietario de la vivienda. Del mismo modo, los procedimientos de divorcio pueden ser un impedimento importante para la venta, y es probable que los retrasos sean más prolongados.

La visita del apartamento

Se recomienda comprobar el estado del equipamiento del apartamento (electricidad, fontanería). Compruebe también que la bodega y/o aparcamiento vendido son los ocupados por el vendedor. Si el propietario destaca la reforma del apartamento, es bueno preguntar qué empresa ha realizado estas obras, si está asegurada y si aún existe. Por último, también es necesario estar informado de las características de la vivienda mediante la realización de todos los diagnósticos técnicos obligatorios establecidos para la venta. En el marco de un edificio colectivo, la indicación de la ley de superficie Carrez es obligatoria. Sin embargo, no es para una casa unifamiliar.

El reglamento de copropiedad

Es importante que las normas de copropiedad se presenten en su totalidad, lo que permitirá realizar determinadas comprobaciones imprescindibles. Este reglamento permite conocer la historia y el futuro del edificio. Se puede verificar que ningún negocio de tipo restaurante está autorizado a instalarse en la planta baja, y que la propiedad propuesta es sólo para uso residencial o de oficina.

También se puede garantizar que el bien propuesto coincida con el número de lotes de la declaración descriptiva de división. Finalmente, las normas de copropiedad mencionan la clave de distribución entre los gastos que le corresponderán por gastos comunes y los que seguirán siendo gastos privados.

Cargos por copropiedad

La cuestión de los gastos de copropiedad es una de las principales preocupaciones a la hora de adquirir una propiedad. De hecho, estos gastos representan una partida tan importante como la financiación de la propiedad. Por lo tanto, deben tenerse en cuenta, ya que podrían desequilibrar considerablemente el presupuesto previsto.

Es necesario obtener al menos las tres últimas actas de la junta general del sindicato de copropietarios del inmueble, así como diversos documentos como el presupuesto provisional. Esto permite comprobar el presupuesto de funcionamiento del edificio y la contabilidad. Podemos ver, en particular, si se prevén gastos importantes: renovación del edificio, obras de adecuación del ascensor, renovación del hueco de la escalera... La lectura de las asambleas generales y del presupuesto provisional también proporciona información sobre la gestión del edificio: número de contratos de mantenimiento, gastos innecesarios que podrían reducirse... Todos estos elementos son esenciales para garantizar la viabilidad de la adquisición del inmueble.

Bufete de abogados DAMY, Niza, actualizado en 2016