Dependiendo del tipo de actividad, es posible que desee establecer su negocio desde su casa. ¿Es legal? ¿Deben cumplirse ciertas condiciones? ¿Puede ser ventajoso? Sí, temporalmente

Es posible para un empresario individual o un director de empresa establecer la sede de su actividad en su residencia principal por un período temporal limitado a 5 años. Esta solución es a menudo ventajosa desde el punto de vista financiero y se adapta especialmente a las actividades individuales (Internet, prestación de servicios...).

Si el empresario desea establecer su negocio en casa por un período superior a 5 años, debe comprobar en su contrato de arrendamiento o en el reglamento de copropiedad si esto está autorizado. De hecho, es raro que la instalación de una actividad en el hogar esté autorizada permanentemente en una vivienda.

¿Cuáles son las condiciones?

Existen condiciones legales importantes que hay que respetar para poder llevar a cabo la actividad en el hogar. La ley prohíbe a un contratista recibir clientes o almacenar mercancías. También hay condiciones formales que deben respetarse: el empresario que desee ejercer su actividad en el hogar debe informar previamente al propietario por carta certificada si es inquilino, o al sindicato de copropietarios si es propietario. El ejercicio de una actividad en una residencia principal está completamente autorizado por una duración inferior a 5 años, excepto si ésta es una fuente de problemas para el vecindario.

¿Existen beneficios fiscales?

Todo depende de si el contratista alquila o es dueño de su residencia principal. Para un inquilino, esta solución es ventajosa ya que podrá tener parte del alquiler pagado por su empresa. Este alquiler, si se fija a un precio normal de mercado, se considerará como un cargo deducible de los ingresos de la empresa.

Por otro lado, esto es menos interesante para un propietario, ya que el hecho de destinar parte de su residencia principal a su negocio le hará perder el beneficio de la exención de plusvalías si decide, algún día, vender su vivienda. Por lo tanto, es aconsejable comprobar las consecuencias fiscales antes de establecer su negocio en casa.

Bufete de abogados DAMY, Niza, Derecho fiscal de sociedades-Actividad doméstica, Actualización 2016