El mero hecho de que el empleador no haya dado su consentimiento explícito o implícito a la realización de las horas extraordinarias no puede ser suficiente para eximirlo del pago de las horas extraordinarias trabajadas por su empleado.

En efecto, el Tribunal de Casación considera que si un empleado trabaja horas extraordinarias debido a la cantidad de trabajo impuesta por su empleador, estas horas extraordinarias deben ser pagadas por el empleador.

Tribunal de Casación, Sala Social, 14 de noviembre de 2018, N° 17-20.659

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar