Ce site utilise des cookies afin d’améliorer votre expérience de navigation.
En poursuivant votre navigation, vous acceptez l’utilisation de cookies et autres traceurs à des fins de mesure d’audience, partage avec les réseaux sociaux, profilage.

La société d’avocats Damy

La Société d'avocats Damy à Nice assure une prestation de haut niveau, de la consultation d’un avocat à la représentation en justice. Les avocats du cabinet sont compétents en droit des affaires, des sociétés, droit immobilier, droit bancaire, droit social, droit des victimes et cas de dommages corporels. Membre de l’Association des avocats praticiens en droit social, Maître Grégory Damy dispose de certificats de spécialisation.  

Sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal de Casación de 28 de enero de 2015 Nº 13-20.861

Es jurisprudencia reiterada que la carta de despido fija los límites del litigio.

Este principio es tanto más importante en caso de despido por razones económicas.

De hecho, en caso de controversia sobre el motivo económico del despido, el juez examinará el contenido de la carta de despido para determinar si el motivo económico es real y caracterizado, y si la carta de despido demuestra claramente el impacto del motivo económico en el puesto suprimido.

Si no se explican al empleado despedido las consecuencias que la causa económica tiene en su trabajo específicamente, el despido se reclasificará automáticamente como despido sin causa real y grave.

Así lo recordó la Sala Social del Tribunal de Casación en un considerando muy claro fechado el 28 de enero de 2015:

"mientras que la carta de despido no especificaba el impacto de la causa económica en el contrato de trabajo o en el empleo del empleado despedido y la falta de motivación de la carta priva al despido de una causa real y grave".

Por consiguiente, la redacción de la carta de despido reviste una importancia particular y el trabajador puede invocar la insuficiencia de motivación, sobre todo teniendo en cuenta que, en la carta de despido en la que se fijan los límites del litigio, el empresario ya no podrá demostrar posteriormente el impacto de la causa económica en el puesto de trabajo del trabajador despedido. Firma de Abogados Damy - 2015