Desde su creación, el RSI (Régime Social des Indépendants) ha experimentado muchas disfunciones, aunque rige los derechos sociales de unos 6,6 millones de franceses. El nuevo gobierno de Emmanuel Macron ha decidido poner fin a este sistema, que se considera muy insatisfactorio para todos sus beneficiarios.

Así pues, el 1 de enero de 2018 se iniciará una fase transitoria para empezar a integrar a todos los trabajadores autónomos en el régimen general de los trabajadores por cuenta ajena.

Para ello, los trabajadores autónomos tendrían que beneficiarse de dos reducciones de las cotizaciones: la primera, con 2,15 puntos sobre las cotizaciones familiares, para permitir que se suprima el aumento de las OGC para todos los comerciantes, artesanos, profesiones liberales y agricultores;

la segunda reducción, sobre las cotizaciones al seguro de enfermedad, supone una reducción de 1,5 puntos y permitirá un "aumento del poder adquisitivo" de cerca del 75% de los autónomos, cuyos ingresos anuales no superan los 43.000 euros al año.

Este ambicioso proyecto fue bien recibido por los empresarios, que consideraron que era necesario un reequilibrio para promover el espíritu empresarial, mientras que el RSI era un verdadero freno.

Caso a seguir.......

Despacho de abogados DAMY - Noticias de derecho de la salud - 12/09/2017